Confesiones de un Luchador Homosexual en la Iglesia

¿Qué es lo que Ayuda?
Confesiones de un Luchador Homosexual en la Iglesia


1) Necesito compartir abiertamente y honestamente acerca de mi lucha con la atracción homosexual.
Me siento pésimo al respecto pero mi vergüenza y silencia sólo empeoran mi lucha. Necesito confesarla
como así también todas las expresiones pecaminosas de mi tendencia a personas dignas de confianza
como tú. Tus palabras de perdón, ánimo y aceptación son un logro importantísimo para mi
sanidad.
2) Tu aceptación de mi persona a la luz de mis luchas comienza a derribar la mentira que soy un pecador
más malo que los demás, y más merecedor de juicio que otra persona. Tu apoyo me ayuda a
creer que Jesús es mi Abogado. Estoy comenzando a ver que Jesús se me acerca en mi debilidad para
fortalecerme; Él no está alejado de mí y no espera que me mejore solo. Gracias por estar disponible a
veces y también por ayudarme a ver este proceso de sanidad.
3) Debido a que estos sentimientos son fuertes en mí, y debido a que a veces realmente quiero darme
por vencido, necesito la verdad de lo que es bueno y malo. No necesito que me tiren una Biblia por
la cabeza; No necesito explicaciones en cuanto a lo que la Biblia dice acerca de mi sexualidad. No
me trates de manera diferente que cualquier otra persona. Me desafiaste cuando dijiste que los límites
sexuales aplican a todo el mundo, sin importar sus tendencias. Quería una escusa pero tú me llamaste
a ser responsable. Lo odio pero lo necesito.
4) Me ayuda a entender que mis sentimientos homosexuales contienen un mensaje subyacente acerca
de mi seguridad y confirmación como hombre/mujer. Eso tiene sentido para mí. Siempre me he sentido
inferior en relación a mi propio género. Esta perspectiva me ayuda a rehusar el aspecto sexual de
mi lucha pero aceptar la verdad que necesito amistades saludables y alentadoras con otros hombres/
mujeres.
5) Gracias por tratarme como un hermano Cristiano y no como un “homosexual”. Me has ayudado a
creer la verdad que mi identidad real está en Cristo y Su comunidad. También has orado por mí para
que reciba la bendición del Padre como varón/mujer. Esto realmente me ayudó. El Espíritu Santo
está tomando más terreno en mi corazón.
6) Gracias por extenderme la esperanza de sanidad. Por primera vez siento que poseo un futuro relacional
que hasta podría incluir la intimidad heterosexual. Gracias por dirigirme hacia ese consejero
cristiano o al grupo de Aguas Vivas. Entre esta ayuda específica, y mi involucramiento en la iglesia,
estoy en un camino sólido a convertirme en el hombre/la mujer que Dios quiso que fuese.

Comentarios

Entradas populares de este blog

12 Pasos para Superar la Masturbación

¡Obtén audios y presentaciones Capacitación en Restauración del 9-14 de Julio!

Escuela de Restauración: Modalidad Presencial y a Distancia