RECONCILIÁNDONOS CON NUESTRA DEBILIDAD


La segunda carta de Pablo a los Corintios es una carta de amor a la debilidad humana. A través de dicha carta, el apóstol nos implora que nos reconciliemos con nuestras debilidades, para que luego podamos actuar según el poder de Dios.

La cruz guió a Pablo para comprender eso. A Cristo, débil en Su muerte, se le otorgó poder en Su resurrección. Nosotros, a su vez, somos débiles, pero somos fortalecidos en nuestra entrega a Cristo. Él nos levanta para amar bien, no a pesar de nuestras debilidades, sino en y a través de éstas.

Desde el principio de nuestra relación, Annette me acompañaba a nuestras reuniones de sanación en West Hollywood. Al inicio, ella se resentía de la profundidad del quebrantamiento que vimos en algunas de las personas a quienes ministrábamos. Ella sentía que las personas más normales y de carácter fuerte, como ella misma, podían merecer más la gracia, por lo menos la gracia que ella tenía que dar.

Sin embargo, en una de las reuniones Dios la desafió. Durante un momento de oración grupal, Él la llamó a que dejara a un lado sus juicios, a renunciar a la forma como ella veía y se sentía en relación a los miembros del grupo.

Cuando la oración terminó, Annette miró alrededor del salón y vio con nuevos ojos a los miembros. Dios inspiró a Annette con una visión y compasión frescas en cuanto al grupo. Siguiendo el ejemplo de Cristo, ella "murió" y en su muerte el Padre liberó una fuente de Su misericordia en ella. A partir de su debilidad, Él llenó a Annette con Su Santo amor, el cual emana de ella hasta el día de hoy.

Dios suministra Su fortaleza a nuestra debilidad de muchas formas. En este libro quiero analizar la forma en que Dios toma las debilidades que experimentamos en nuestras relaciones y en nuestra sexualidad y las usa para establecer Su poderoso amor en nosotros. En aquellas áreas donde no logramos amar bien, Dios sale a nuestro encuentro y nos invita a una comunión más profunda con Él mismo.

Dios también nos invita a unirnos con otros de modo que pueda establecerse nuestro fortalecimiento en contextos con gente real. Mientras Dios se difunde por el proceso de adquirir fortaleza en la debilidad, Él no quiere que éste sea una sucesión de experiencias místicas aisladas. Él quiere usar a otras personas que nos ayuden para amar bien a los demás. Oro para que este libro te ayude a lograr ese fin.

Extraído de Fuerza en la debilidad. Usado con permiso Ediciones Ministerio Restauración

Comentarios

Entradas populares de este blog

12 Pasos para Superar la Masturbación

¡Obtén audios y presentaciones Capacitación en Restauración del 9-14 de Julio!

Nuevo Manual: "Abrazados por la Gracia" Superando la Dependencia Emocional y Co-dependencia